22 oct. 2011

Gritar, perder la cabeza.




Que no se cómo, cuándo, dónde, y mucho menos por qué. Solo se lo que siento. Y siento que algo dentro de mi va a estallar, algo que empieza con un nudo en el estómago y no para de subir hasta llegar a la garganta para escaparse en forma de chillido. Y también se que todo esto solo pasa cuando estás tú. Que en cuanto llegas, tu sonrisa pone en funcionamiento un mecanismo en mi interior que hace que se me pongan los pelos de punta, el corazón se me dispare y me salga esa estúpida sonrisa en la cara que no puedo quitar. Debes pensar que tengo alguna clase de deficiencia mental por la cantidad de tonterías que soy capaz de hacer/decir en menos de un minuto, pero es que yo no puedo controlar esto que me pasa.

Y mira que he probado a taparlo con tiritas, 
pero ninguna me sienta bien.

No hay comentarios: